El expolio colonial en los museos europeos.

De izquierda a derecha: esculturas de Benin en Musée du Quai Branly de París. Estatuas Mbali de Angola en el Museu Nacional de Etnologia de Lisboa (Museu Nacional de Etnologia), y busto egipcio de Nefertiti en Neues Museum Berlín.

De izquierda a derecha: esculturas de Benin en Musée du Quai Branly de París. Estatuas Mbali de Angola en el Museu Nacional de Etnologia de Lisboa (Museu Nacional de Etnologia), y busto egipcio de Nefertiti en Neues Museum Berlín.

Pasear por el British Museum de Londres equivale a dar una vuelta al mundo. Es el lugar más visitado de todo el Reino Unido, aunque en realidad la gente acude a él para admirar un trozo de la antigua Grecia, el seminal Egipto de la piedra Rosetta o el Irak anterior a la guerra de 2003.

¿Qué sería de los grandes museos europeos si comenzaran a entregar el arte saqueado en el pasado a sus países de origen?

Holanda y Francia deciden devolver obras de arte a sus países de origen, pero el conflicto se expande por casi todo el continente.

Algunos de ellos ya están dando pequeños pasos en esa dirección. El Rijksmuseum de Ámsterdam planea solucionar el expolio colonial en Sri Lanka e Indonesia devolviendo las piezas de su colección que fueron robadas o saqueadas.

Un cañón de bronce, plata y rubíes del reino de Kandy, de Sri Lanka, que el Rijksmuseum se plantea devolver. (RIJKSMUSEUM)

Un cañón de bronce, plata y rubíes del reino de Kandy, de Sri Lanka, que el Rijksmuseum se plantea devolver. (RIJKSMUSEUM)

Se sabe que muchas colecciones del Museo del Louvre, el British Museum y tantos otros museos europeos se han nutrido de obras que, inicialmente, no les pertenecerían. La retención de antigüedades que se extrajeron mediante expediciones de castigo es una perpetuación intolerable de la violencia colonialista.

Macron abrió la puerta a finales de 2018 a entregar decenas de piezas de arte africano que se exponen en museos del país. Las naciones agraviadas a las que se pretende restituir son Malí, Benín, Nigeria, Senegal, Etiopía y Camerún, a través de un completo informe que defiende la restitución artística.

Es un cambio de patrón hasta ahora inédito, que contrasta con la actitud escurridiza que a menudo han tenido grandes instituciones como el British Museum. Su conflicto principal lo mantiene con Grecia, que lleva décadas reclamando mármoles y estatuas del Partenón de Atenas.

España es una de las antiguas potencias europeas con menos material expoliado, aunque también tiene pendiente alguna reclamación. Colombia solicita de vuelta el tesoro Quimbaya, un grupo de objetos precolombinos expuestos en el Museo de América de Madrid. Aunque fue un regalo del presidente Carlos Holguín a la reina María Cristina en 1893, el país argumenta que el político colombiano entregó el obsequio de forma ilegal, al no haber pedido permiso al Congreso.

El Tesoro Quimbaya de Colombia en el Museo de América de Madrid.

Angola reclama algunas de sus esculturas a Portugal y el conflicto por el busto de Nefertiti entre Alemania y Egipto se mantiene desde hace décadas. México también solicita a Austria el Penacho de Moctezuma, que ha recalado en el Museo Etnográfico de Viena.

Son varios países los que están llamando a la puerta del museo londinense en los últimos años. De hecho, le llegan reclamaciones de casi todos los continentes: Benin, Irak, Chile, Egipto y Turquía luchan por recuperar su patrimonio alojado en el centro de Londres.

La avalancha de peticiones es tal, que el British inauguró en octubre de 2018 una serie de charlas mensuales en las que explica cómo han llegado muchas de sus obras a sus instalaciones para demostrar que no todo su catálogo es fruto del expolio.

Turquía lleva años reclamando su legado cultural, desde el año 1934, cuando reclamaron varias esfinges de Hattusa (capital del Imperio Hitita), que se encuentran actualmente en Berlín.

El Gobierno turco ha creado una Comisión para lograr su objetivo. En 2012, inició una poco exitosa campaña con la que también solicitó la devolución de obras a museos de Nueva York, Berlín, París y Los Ángeles.

Uno de los requisitos que se exige a los países que reclaman su arte a Europa es el de asegurar que tiene los condiciones necesarias para garantizar el tratamiento y la manutención de las obras recuperadas. De hecho, uno de los argumentos de los museos para no regresar las obras a sus países originales es el riesgo de deterioro durante su viaje de vuelta y la posibilidad de esas naciones de conservarlas y exponerlas de forma adecuada.

Lo cierto ahora es que países como el Reino Unido y Francia no pueden desentenderse de la protección de esas obras en caso de que dejen de exponerse en su territorio.

El cuidado al máximo de la obra es responsabilidad de todos y los Gobiernos deben velar por ello. Recordemos que el arte es la sublimación del patrimonio común, por lo que todos debemos estar implicados en este proceso.

 


Dejar un comentario