No será el primer mestizo real.

No será el primer mestizo real.

El pasado lunes, 6 de mayo, Meghan Markle, la mestiza norteamericana, dio a luz a su primer hijo. Aunque las casas de apuestas apuntaban, en un 70%, que sería niña, la gran decepción ha sido conocer que se trataba de un niño. Los británicos tenían ilusión de que fuera una niña por aquello de llamarla... ¡Diana!

Aunque parezca increíble, no será el primer mestizo, birracial o cuarterón de la realeza, a lo largo de la historia, ha habido muchos.

En Inglaterra ya hubo una reina, Carlota, esposa del rey Jorge III. Aunque alemana de nacimiento por ser hija del príncipe Carlos Luis Federico de Mecklemburg, según el historiador Mario de Valdés y Cocom, especializado en la diáspora africana. Descendía directamente de una rama negra de la familia real portuguesa de Alfonso III y su concubina de color. Falleció en 1818, después de 57 años de feliz matrimonio con Jorge III.

Pinturas de arte africano y pinturas por encargo.

En la familia real monegasca, el actual soberano, Alberto, también es padre de un hijo de color, de un hijo negro, nacido de la relación del príncipe con la azafata de Togo Nicole Tossoukp, a la que conoció en un vuelo Niza-París, el 13 de julio de 1997.

De aquella relación, no tan ocasional ya que siguieron viéndose a lo largo de cinco años, nació un niño bautizado con el nombre de Alexander.

El 7 de julio de 2005, el soberano monegasco reconoció pública y oficialmente su paternidad con el siguiente comunicado: "Asumo completamente mis responsabilidades y garantizo la parte que me corresponde como padre en la educación de este niño".

¿PARIR EN CASA O EN EL HOSPITAL?

Pinturas de arte africano y pinturas por encargo.

A diferencia de Kate, que dio a luz a sus tres hijos -Jorge (2012), Carlota (2015) y Luis (2018)- en el hospital Saint Mary de Londres, donde tradicionalmente han dado a luz las miembros de la Familia Real, sobre el lugar donde nació el hijo de Meghan existe un ridículo misterio. Mientras unos dicen que fue en su residencia de Fromage, junto al castillo de Windsor, otros que fue en un pequeño hospital londinense.

Antiguamente nuestras madres, nuestras abuelas y todas las reinas y princesas en el mundo parían en su casa, en palacio. En España, la última fue Victoria Eugenia, que lo hizo el 10 de mayo de 1907, en un dolorosísimo parto que duró, nada menos, que doce horas. Y, como no quiso que la anestesiaran, se preparó a parir con todo el dolor del mundo. "Ahora verán de lo que es capaz una inglesa", se dijo.

Su suegra, la reina madre María Cristina, presente en el parto, cada vez que la nuera se quejaba le decía: "Nosotras, las españolas, nunca gritamos cuando traemos un rey al mundo". 

Todavía se desconoce, y no se conocerá nunca, cómo ha sido el parto de Meghan. Sólo se sabe que Harry, el padre de la criatura, asistió al alumbramiento del niño. Lo ha contado él mismo: "No he estado en muchos nacimientos, éste es el primero, pero fue increíble".


Dejar un comentario